Educación

Aportaciones personales para la construcción de un nuevo paradigma educativo

Educación

Sobre el Método Estivill

9 de junio de 2013

CLICA AQUÍ para ver la imagen EN TAMAÑO XXL

El comprometido cantautor Jordi Viladomat (escuchad aquí su magnífico último disco) esbozó la idea, Isabel Moros y yo la pulimos, y el ilustrador David Arnau la ha plasmado con genial maestría en la presente postal (su página web profesional aquí). Entre todos hemos hecho otra de esas mini-campañas reivindicativas que tanto gustan a grandes y pequeños. Un divertido camelo con el que queremos combatir un maltrato extendido y normalizado hacia los más pequeños. Nos referimos al Método Estivill, un funesto sistema de adiestramiento para obligar a los niños a dormir solos. No es nuestra intención demonizar a este señor, pues es evidente que su negocio obedece a una demanda colectiva en la que todos de un modo u otro estamos implicados. Él tan sólo capitanea este ejercicio de bien pensante irresponsabilidad, que es lo que es, cuando una técnica para la comodidad de los adultos se vende con cinismo como un beneficioso método para el descanso de los pequeños.

No discutimos los motivos que pueden hacer que los padres obliguen a sus hijos a dormir solos, de hecho hasta podemos entenderlos, porque cada uno sabe de sus propias limitaciones y condicionantes personales, pero


Educación

La autenticidad es la excelencia

30 de enero de 2013

Cartel fruto del arrebato creativo con Isaac Ballesté, amigo y diseñador gráfico que aprovecho para presentaros y recomendaros. Isaac también ha participado como asesor en mi página web y en la portada de mi último libro; es inteligente, atractivo y este es su perfil profesional.

 

Es mucha la gente que vive temerosa de perder un trabajo que en el fondo no desea. Es duro no tener trabajo, eso nadie lo niega, pero más triste es aún no saber cuál es nuestra vocación ni qué queremos ofrecer al resto de la comunidad. ¿Cómo puede ser que tantas personas acaben pasando la mayor parte de su vida confinadas en tareas que les resultan indiferentes o que directamente les repatean los higadillos? ¿Cómo diablos hemos llegado hasta aquí? La mayoría hemos transitado durante años como presos de un cautiverio educativo. Quien más y quien menos hemos seguido a pies juntillas ritmos, temarios y protocolos que poco o nada tenían que ver con nuestros intereses.

Genios aparte, que levante la mano el primero que se acuerde de hacer una raíz cuadrada, una ecuación de segundo grado, un algoritmo neperiano; que levante la mano quien se acuerde de la constante de Planck, del nombre de la capital de Birmania, de qué exactamente es un oxímoron o cuáles las principales placas tectónicas. Horas y horas empollando y vomitando a continuación, en una especie de bulimia informativa certificada por la nota de un maestro en la esquina de un papel. Y no digo que todas estas no sean cuestiones importantes, pero