Sobre mí

 

Vocación

Mi vocación es la de terapeuta. Me gusta acompañar a las personas a descubrir qué les sucede y qué necesitan. Ofrecer desde la cercanía una escucha sincera y experiencias de relación reparadoras. Facilitar unas condiciones adecuadas para reencontrarse con la autenticidad.

Conocer a las personas en su verdad es el mayor regalo de mi profesión.

 

Trayectoria

Licenciado en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona (nº de colegiado 14546).

Al margen de los estudios académicos, el interés por las temáticas psicológicas y existenciales me llevó tempranamente a viajar en busca de enfoques alternativos (Europa, México, India…). Durante este periodo estudié y practiqué dentro de diversas líneas místicas, psicodinámicas y de autoconocimiento. Con el tiempo, en el intento y la necesidad de depurar lo aprendido retorné al campo de la psicoterapia, encontrando en el paradigma Sistémico una comprensión científica unificadora, y en el trabajo psicocorporal la vertiente integradora y práctica.

A principios de la pasada década, conjuntamente con la también terapeuta Isabel Moros, creé la propuesta “Experiencias de Relación”. Un trabajo de dinámica relacional impartido en colaboración con otros profesionales. Talleres intensivos para grupos en los que exploramos vivencialmente, la manera de relacionarnos con nosotros, con los demás y con el entorno.

 

Influencias

La principal influencia e inspiración en estos últimos tiempos ha sido el encuentro con la Escuela de Terapia de Integración Psicocorporal de Barcelona (ETIP). Escuela vanguardista fundada y dirigida por el psicólogo Marc Costa. La coherencia y la humanidad de su propuesta se confirman en su manera de tratar a las personas. Montserrat Crehuet, terapeuta de dicha escuela, es otra importante influencia para mí. La precisión que muestra en el abordaje de los conflictos relacionales y de comunicación es, desde mi punto de vista, encomiable; su entrega, sanadora.

 

Faceta como escritor

Desde joven he utilizado la escritura para organizarme y clarificarme. Poco a poco fui descubriendo que tenía facilidad para crear conexiones y sintetizar cuestiones complejas. En el silencio de la concentración las ideas van tomando orden; guiado por una especie de telar interno busco una forma sencilla de poderlas expresar.

Hace años escribí artículos para diferentes revistas de salud y ecología; en el 2001 publiqué un libro llamado “Medicina Evolutiva”, un estudio y revisión personal del enfoque psicosomático expuesto por el doctor Rüdiger Dahlke y el psicólogo Thorwald Dethlefsen (conocidos por el bestseller “la enfermedad como camino”). Diez años más tarde, con ideas ciertamente renovadas, publiqué con la editorial Zenith/Planeta “Los pilares del corazón” (títulado en aquel entonces como “Dime cómo te relacionas y te diré quién eres”). Una radiografía panorámica sobre el estado de las relaciones afectivas, y la influencia de los vínculos afectivos y familiares en la mayoría de nuestros males personales y colectivos. Con mi último libro “Crecimiento Interpersonal – Más allá del Crecimiento Personal” intento aportar un poco de orden y claridad al a menudo confuso ámbito de la Psicología y el Autoconocimiento desde una perspectiva Sistémica.

Unas cuantas obras más aguardan el momento de ser alumbradas.
 
 

BIOGRAFÍA APÓCRIFA

 

Me gusta la tierra donde vivo, el silencio de la montaña, el calor del sol de primavera en la piel, la siesta y la paella. Como hijo de todo padre y toda madre tengo mis miserias y mis grandezas, y me maravillo cada vez que puedo sentirlas y reconocerlas como tales. Podría explicar muchas más cosas, algunas interesantes y otras definitivamente triviales de esas que sólo sirven para hacer bulto y enaltecer eso que algunos llaman el “ego”; y no lo dudéis, eso es precisamente lo que pienso hacer ahora mismo.

 

Todos los “Grandes” tienen un pasado extra-ordinario. Jesucristo, Siddhartha Gautama, Quetzalcóatl, Carlos Castaneda, Sai Baba, Sivananda, Messi, Bunbury… Ser considerado un avatar te catapulta de inmediato a lo más alto de la escala social. Prestigio, credibilidad, admiradores, altares, efigies, chupitos gratis… ser un semidios es lo que tiene.

Por la parte que me toca, he creído oportuno apuntarme al carro y confesaros abiertamente que yo también tengo un pasado, digámosle… “especial”.

 

Pablo Palmero

Se desconoce la fecha y el lugar exacto de su nacimiento. Algunos estudiosos lo sitúan entre el 1972 y 1976 en un lugar cercano a las costas mediterráneas, probablemente en el crisol de la zaherida a la par que prolífica cultura de los catalananienses.

Hijo de una familia humilde, pronto empezó a evidenciar su terquedad tenacidad y las ganas de saborear y experimentar la vida intensamente. Más tarde hizo eso que acostumbran a hacer los niños: moverse y no parar. La costa mediterránea con su espléndido clima templado y sus bastos y frondosos bosques de coníferas y fagáceas, le brindó la oportunidad de pasarse horas y horas jugando asilvestradamente. Su pasión por la naturaleza, la exploración y la inventiva le acompañarían el resto de su vida.

Afectado desde su temprana edad por TDA (Transtorno por Déficit de Amor), buscó y halló en su propia soledad y fantasía un lugar de consuelo y cierto bienestar. Un círculo de seguridad que, pasada la adolescencia, se convirtió en cerco y prisión. Excéntrico a veces, perfeccionista y obsesivo en otras. Como Santa Teresa, Santo Tomás y tantos otros místicos que antes lo intentaron, él también quiso sanar su extemporánea locura buscando en lo Alto. Se recluyó ascéticamente durante algunos años en el estudio de textos sagrados de diferentes tradiciones y líneas de Psicología humanistas y existencialistas. Por aquella época inició sus estudios de Psicología en la prestigiosa Universidad Autónoma de Barcelona, donde se le atribuyen las mejores notas de su promoción. Las noches oscuras del alma sin embargo, seguían pesando en su interior. Los cronistas pierden su rastro en una de sus incursiones en el desierto del a-Gobi-o; cuando se hallaba perdido, con los labios resecos y las huellas de las manos casi borradas por la falta de contacto. Se cuenta que durante algo más de un lustro se implicó en cuerpo y alma en diversos grupos de trabajo iniciático. Círculos en los que aprendió ritos, secretos y conocimientos vetados para el común de los mortales: instruido en la sagrada tradición occidental de la Psicodinámica, especializado en diferentes cartografías del carácter, practicante disciplinado de un estilo de meditación de la tradición sufí y de refinadas artes marciales orientales; viajó como aprendiz de chamán por Europa, fue iniciado en la filosofía y los ritos de la tradición Tolteca y bendecido por Tepozteco. Tuvo como amante a una princesa Maya en México, escarceos psicodélicos de la mano de indígenas amazónicos y experiencias místicas en el norte de la India… Fue mano derecha de maestros y gurús, y apreciado por sus compañeros de camino por su ímpetu, honestidad y aguda destreza en el arte de la Psicología. Estudió, publicó y ponenció sobre temas vanguardistas de Psicosomática. Pero llegados a cierto punto, su inquietud en la búsqueda del Amor y la Verdad, ora acicate ora espuela, le llevaron a revisar y depurar todo lo aprendido; como él mismo dijo en cierto momento: “Me di cuenta que no sólo de experiencias espirituales vive el hombre. Que hay vida más allá de los ideales”.

El encuentro con la preciosa Bel·la, afrodita sacerdotisa, y la que más tarde fuera su inseparable compañera de aventuras y desventuras, le acabó de abrir las puertas a un nuevo camino hacia la integración del Ser. El encuentro con Bel·la fue sin duda un momento clave en su épico viaje; como dice en la introducción de su obra de culto “Los pilares del corazón”: “En ese tiempo se abrieron horizontes, pero también surgieron nuevos interrogantes y viejos vacíos. El inicio de la relación con mi actual pareja puso al descubierto que el conocimiento que había acumulado era insuficiente para vincularme con profundidad. Me había estado preparando para un camino solitario de autodesarrollo y autoafirmación, pero no para relacionarme de manera sentida. Tuve que reconocer que había estado huyendo de mis propias necesidades afectivas. Necesitaba reconciliarme con la condición humana; dejar de identificarme con los ideales y deseos que tapaban los sentimientos, alejándome de mí mismo y de las personas cercanas. Desde entonces continúo intentándolo.

A partir de ese momento, y durante más de una década, se dedicó a profundizar en la esencia de los vínculos humanos, a sumergirse en los entresijos de esa “naturaleza relacional” que según él nos une e iguala. Pero en esta ocasión no lo hizo a través de exóticos e iniciáticos viajes, sino atreviéndose a explorar también y sobre todo: sus carencias y miserias. Como Prometeo traspasó horizontes internos y se adentró en sus infiernos personales para rescatar el fuego y la luz oculta en ellos. Capacidades y potenciales surgieron donde aparentemente sólo había barro y un pálido sabor de amargura.

Esta vez, consciente de sus humanas necesidades y coherente con sus nuevos principios, se arropó de confiables y comprometidos asistentes; excepcionales terapeutas de la orden de la Sacrosanta Escuela de Integración Psicocorporal, preparados y curtidos en épicas batallas en pos del Amor. El erudito y caballeroso Marcüs Costam I y la entregada y sempiterna Montserrat Krehuetum, catalanienses ambos de templada estirpe y corazón henchido, fueron y son desde entonces sus principales brújulas y aliento.

Mente inquieta, inconformista y en perpetuo estado de aprendizaje, atesora desde entonces más de una década de trabajo como psicoterapeuta, ha creado la genuina y para algunos, superlativa propuesta de trabajo para grupos: “Experiencias de Relación”, y ha reemprendido su labor divulgativa en el campo de la Psicología. Cabe señalar, que sus generosas y vanguardistas aportaciones no siempre han sido bien acogidas. Enfrentado a las tendencias conservadoras imperantes, sus cruzadas iconoclastas y reformistas le cuestan algunas enemistades con ciertos estamentos de apariencia “alternativa”. Abogado de sí mismo, así se defendía en el Sumarísimo Concilio de la Alta Garrotxa: “No tengo ninguna intención de perturbaros. Sé hacia donde voy y porqué hago lo que hago. Mi reino es este mundo y yo quiero que en él florezca cada día un poco más, el Amor, la Verdad y la Libertad. Lo que digo y hago apunta en esta dirección y si alguien tiene dudas… sólo tenemos que hablarlo distendidamente en la plaza del pueblo con una cervecita en la mesa, o en su defecto, con una taza de café, cortito y con leche de soja”.

Pablo es padre de una preciosa niña y en la actualidad vive en Olot, cónclave de ríos, exuberantes montañas y amables gentes, donde continua ejerciendo de forma entregada su labor como psicoterapeuta y componiendo los versos que habrán de alumbrar las generaciones venideras.

 

Aclaraciones:

Todo lo aquí expuesto es verídico, sazonado debidamente eso sí, para estar a la altura de los Grandes y evitar la competencia desleal por su parte.

El nombre de algunas personas ha sido modificado para no inmiscuirlos más de la cuenta en este delirio personal, y protegerlos de un escarnio público de ninguna forma merecido. Confieso que me he quedado con ganas de atribuirme algún que otro milagro porque no existe nada que “lo pete” más. Sé que eso va a restarme puntos frente a la competencia pero… que vamos a hacerle. Todo llegará.

Queda pendiente:

Un reportaje de la BBC, la beatificación, la creación de un santuario de culto, adoración y perenigraje, y por supuesto: la película en 3D.

 

Información relacionada

Medios (entrevistas, presentaciones y crónicas)

Post: No tengo abuela

 

 


7 comentarios en la entrada : Sobre mí

  • Carmen

    2 diciembre 2012

    Hola Pablo.

    Soy Carmen Gómez .

    Me ha conmovido leer el contenido sobre ti. Realmente bello.
    Gracias

    responder

    • Pablo Palmero

      7 diciembre 2012

      Me alegro que te parezca bonito, lo escribí con esa intención. Empezó como un juego, pero acabé constatando la enorme influencia que tiene la manera de contar las cosas. Me pregunto que hubiera sido del bueno de Jesús sin unos cronistas tan apasionados y vehementes con la causa.

      responder

  • Charo

    17 enero 2013

    Gracias por permitirnos tener acceso a lo que escribes…. yo también, así como muchísimos otros, podríamos decir que tenemos un pasado y un futuro muy especial ¡Muchos éxitos en tu vida y Bendiciones!

    responder

    • Pablo Palmero

      17 enero 2013

      Gracias por la bendiciones, hago colección. Y… sin duda: todo depende del color del lápiz con el que se escribe.

      responder

  • Judith

    20 febrero 2013

    Una carta de presentació arriscada, però interessant!

    No crec en les casualitats i em sobta aquest creuament de camins… El cartell de presentació a la llibreria, la trobada a la botiga i el teu web.

    Decididament, faré un tastet dels teus llibres.

    responder

    • Pablo Palmero

      20 febrero 2013

      Molt bona opció aquesta del “tastet”. Ja em/ens contaràs com ha anat el mos.
      Per cert, la presentació és efectivament arriscada i molt (dubto que em preguin seriosament els acadèmics del Nòbel) però es que no trobava la plantilla per fer el típic currículum vitae de tota la vida i vaig dir saps què… vaig a matar un quants ocells d’un tret.

      responder

  • Isabel

    21 febrero 2013

    He rigut bastant… I es que s’agraeix algú que se’n riu de si mateix amb aquesta alegria. Ah, jo en algun moment també havia tingut “las huellas de las manos casi borradas por la falta de contacto”, per sort ara les tinc molt ben definides.

    responder

  • Comentar

    *

    3 + 2 =